Bukowski ilustrado

No, no es un oxímoron, no se preocupen -no me resistí a la tentación de hacer la broma, lo siento-, sino de la última de las novedades de la editorial Nórdica. La verdad es que uno no es un fanático de Bukowski -me gusta más bien poco, de hecho-, pero sí que me gusta mucho el cuidado que pone Diego Moreno -editor de Nórdica- en que sus libros sean bellos e impecables tipográficamente. Además, la compañía de las ilustraciones de Thomas M. Müller hace que el libro resulte mucho más interesante incluso para aquellos a los que les desagrada lo explícito del lenguaje del autor de Factotum. Por cierto, aprovecho la percha para dedicarle este comentario a Marta, de La Tuerta, que me preguntó qué leía esta semana, si Factotum o El ocho de la Neville, le dije que si abandonaba a Bukowski por el tostón ése le retiraba la palabra de por vida. He preferido no saber cuál fue su elección.

Los amigos de Nórdica están está consiguiendo algo único con su colección de libros ilustrados: ahora los libros de mesa de café pueden ser, además de llamativos, interesantes. Yo lo he podido comprobar en varias ocasiones porque, cuando tengo un cumpleaños de alguien que no lee mucho pero tiene siempre la casa ordenada e inmaculada, no lo dudo y me decido a regalar alguno de los libros de la colección de ilustrados -sobre todo Las flores del mal-, y siempre he acertado. Cada vez que vuelvo a la casa del anfitrión el libro está allí, junto al juego de té que trajeron de Indonesia y el totem africano que les trajo su cuñada. Así que, mientras el resto de los invitados se lanzan a comentar noticias más o menos intrascendentes -es fascinante lo que se considera noticiable en una reunión social, por cierto- yo agarro el libro y me pongo a disfrutar de los textos, de las ilustraciones y de la belleza de la edición. Como ven que no les hago ningún caso, tardan poco en preguntar por ese libro que me tiene tan abducido -sí, del mismo modo que se van a casa corriendo a ver el programa de Friker Jiménez usan ese tipo de vocabulario- y con un poco de suerte consigo reconducir la conversación hacia el libro, lo bonito que es y lo bien que queda en el salón. Me voy con la vaga esperanza de haber conseguido que los amigos de Nórdica vendan algún otro libro en breve y con la sensación de, de un modo sutil y nada violento, haber conseguido que se hable de Baudelaire y no de los marcianos de Roswell.

No me resisto a recomendar también una preciosidad que se publicó justo antes del verano, de la misma colección, y que es, como texto, mucho más interesante que el de Bukowski -no voy a engañar a nadie ayudando a propagar el bulo de que el amigo Chinaski era un gran escritor, eso sólo se lo creen los que acaban de leer a Tolkien y se están fumando sus primeros porros y robándole el whiskey de malta a su padre-. Me refiero al fundamental y nunca suficientemente elogiado Bartleby, el escribiente -le sirvió al aburrido de Vila-Matas como excusa para su libro más llevadero, sólo por haber minimizado el tostón vilamatiano ya es de agradecer- de Melville. Las ilustraciones, expresionistas, bellas y frágiles como el propio Bartleby, son de Javier Zabala. Además, para que no tengan excusa los fundamentalistas dels paisos catalans a la hora de acercarse a la librería y llevárselo a casa, recuerdo que hay una versión en el idioma de Llull.

Pues eso, unos libros bellísimos salidos de la mano de un editor que guarda la calculadora en el cajón de la oficina. Quizás a la larga el sea el más perjudicado, entre tanto, todos salimos más que beneficiados por la generosa propuesta de Nórdica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: