Atlas descrito por el cielo

Pintemos de azul nuestro techo, para tener la sensación de que nos protege el cielo, o, mejor aún, hagamos como los protagonistas de este viaje insólito que nos propone Goran Petrovic: quitemos el techo a la casa y dejemos que el cielo nos hable, que a través de nuestra casa sin techo entren historias, vivencias, sentimeintos. Experimental, juguetona, divertidísima, la narración que ha construido Petrovic es original y seductora, ya que propone el siempre peligroso oficio de la invención de historias como herramienta para cambiar el mundo. Pero no, no se preocupen los celosos guardianes de la literatura pura, alejada del panfleto, que deben proteger que la tinta de los libros no manche la realidad maravillosa en la que vivimos, porque en este libro la subversión llega de la mano del mito, del símbolo, de la metáfora, del placer de encontrarnos con que esas historias que vamos inventando pueden ir más allá de un sucedáneo de la realidad, pueden ser la realidad misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: