Un tiempo libre

Un tesinando que se deja las pestañas con una tesis sobre un falangista, escritor menor de los que aparecen tan sólo en los inventarios de los manuales de literatura, que cada mañana de domingo acompaña a dos bibliófilos vehementes en sus razzias por el Rastro madrileño, y al que todos sus compañeros becarios adoran. Lo que no sabíamos de Juan Marqués es que, además, fuera poeta, un buen poeta que sabe retratar en un puñado de versos instantes o momentos, que ha dado a luz un poemario, llamado Un tiempo libre, que sirve como perfecto complemento a su labor como fotógrafo -él dirá que aficionado, pero los retratos que ha ido realizando a sus amigos demuestran que lo de aficioando quedó atrás hace tiempo-, ya que si con algunas fotografías -como la que ilustra esta entrada- logra plasmar la poesía de los momentos, con sus versos ha sabido capturar la plasticidad de cada instante. El temblor de la vida. Y, además, como todos los libros de poesía, termina siendo de lo más rentable para estos días de crisis, porque valen poco al ser libros delgados, pero los relee uno muchas veces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: